Zakopane, la hermosa capital de invierno de Polonia

En esta ocasión nos adentramos en uno de los lugares más bellos de Polonia, Zakopane, una ciudad rodeada de plena naturaleza y que ofrece al turista una serie de atractivos que hacen que merezca la pena visitarla.


Muchas veces creemos que los sitios naturales más bonitos del mundo se encuentran necesariamente en países que asociamos a determinadas regiones como el Caribe, Asia u Oceanía, y, sin embargo, también es posible hallar maravillosos parajes en el centro de Europa.

Eso es lo que ocurre con Zakopane, una ciudad ubicada en el sur de Polonia y de aproximadamente 30.000 habitantes, que es conocida sobre todo por ser la “capital de invierno” del país, gracias a una situación privilegiada a los pies de los montes Tatras, que le permite ofrecer a quien la visita, todo tipo de atractivos naturales al alcance de muy pocos destinos.

Paseos generales para comenzar

Aunque más adelante nos detendremos en opciones más específicas para los viajeros que lleguen a esta parte de Polonia, queremos comenzar por esos recorridos que te permitirán descubrir casi todo lo que tiene para brindarte sin perder demasiado tiempo.

Debes iniciar tu andadura local, entonces, subiéndote al teleférico del monte Kasprowy, uno capaz de elevarse alrededor de 2.000 metros, y gracias al cual conseguirás ver algunas de las mejores panorámicas del lugar, tomar fotografías y disfrutar del aire puro. Te recomendamos además que vayas temprano, pues suele ser una salida muy requerida.

Montes Tatras.

Luego, cuando hayas bajado del monte, lo mejor será conocer la principal calle local, la Krupowi, una de las más famosas de toda Polonia, pues si bien se encuentra en la porción rural del país, más de uno puede confundirse y creer que está en las ramblas de Barcelona.

Allí encontrarás no sólo restaurantes, tiendas variadas, músicos callejeros, personas disfrazadas de oso, uno de los símbolos de Zakopane, sino también muchos otros elementos y referencias al estilo de vida de los residentes locales, que marcarán tu estadía en el lugar.

Transitada calle en Zakopane.

Y, por último, no deberías perder la oportunidad de visitar el parque de atracciones de Budalowska, levantado en el monte homónimo, y que refiere a la cultura local con pistas para practicar muchos de los deportes preferidos de los vecinos, como el Bobsleigh o descenso en trineo, siendo una gran alternativa para ir tanto con amigos como en familia.

Deportes al aire libre, a la orden del día

De más está decir que cuando llegamos a sitios como Zakopane, encontramos todo tipo de actividades al aire libre para pasar el rato, siendo el descenso del río Dunajec en barcas de troncos una de las preferidas tanto de los polacos como de los extranjeros.

Esta salida, que generalmente se lleva a cabo contratando alguno de los servicios de tours que se ofrecen para ello, te permitirá conocer varios puntos de interés que aparecen a los márgenes del río, aunque debes considerar que casi siempre la aventura inicia desde Cracovia.

Hermosa vista del lago Morskie Oko.

El senderismo al lago Morskie Oko también ha ganado muchísima presencia en los últimos años, ya que permite llegar hasta esta formación de agua, situada en los pies del pico más alto de los Tatras polacos, subiendo aproximadamente 1.000 metros para disfrutar de bellísimos paisajes, y acercarte hasta el lago principal de la región, que en temporada de invierno suele estar congelado.

Y si gustas de escalar, subir a la montaña de Gubalowska es otra muy buena idea de entretenimiento, dado que la mayoría de los visitantes apuestan por ella, una vez que se encuentran con los guías dentro de la misma calle Krupowi. Al igual que en el caso anterior, las vistas son realmente bonitas, y reina una tranquilidad impensada ciudad abajo.

La gastronomía en Zakopane, a la altura de todo lo demás

Una última razón o motivo que podemos esgrimir para convencerte de visitar esta zona de Polonia tiene que ver sin duda con su cocina, el aliado perfecto para nuestros cuerpos cansados después de realizar actividades deportivas a la intemperie, y sobre todo cuando hace frío.

Por supuesto que hay muchas recomendaciones que podemos hacer al respecto, y debemos comenzar entre ellas por el queso ahumado tradicional polaco, denominado Oscypek, que es una de las estrellas de esta parte del país, y tiene un precio económico para lo sabroso que resulta.

La costumbre entre los habitantes locales es consumirlo previamente calentado y acompañado además de frutas como por ejemplo arándanos, así que, aunque no sea una preparación que te atraiga demasiado, te aconsejamos que hagas el intento de probarlo así.

De todos modos, existen algunas otras recetas que tampoco deberías dejar de considerar, como los platos hechos con pescados de la zona, que se sirven en la mayoría de restaurantes locales, todos ellos con costes que podemos afrontar sin problemas.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!