¿Pueden afectar los incendios de la Amazonia la temperatura global?

La gran cantidad de CO2 introducida en la atmósfera por los últimos incendios en la Amazonía, provocarán graves consecuencias inmediatas y a largo plazo, que según comunican los científicos están por determinar.


Graves e intensos incendios de la amazonía

Los incendios forestales que comenzaron hace ya varias semanas en la región amazónica de Brasil y que, con el correr de los días, han afectado a otros países de América del Sur, podrían tener consecuencias graves sobre todo el planeta.

De hecho, existen muchas probabilidades que la continuidad de este evento provoque todo tipo de situaciones inesperadas hasta hace unos meses, como “un aumento de la temperatura general del planeta e intensificar fenómenos climáticos extremos”, según los especialistas.

Jorge Naveda, profesor de gestión de áreas protegidas de la Universidad Central de Venezuela -UCV-, ha presentado un informe que intenta desentrañar estos próximos fenómenos, además de alertar nuevamente sobre la necesidad de detener cuanto antes el fuego en la Amazonia.

Los últimos incendios en la Amazonia traerán consecuencias climáticas.

“Debe haber en los próximos meses un aumento de la temperatura general, quizá primero a nivel ecuatorial”, ha explicado en principio este experto, añadiendo luego que “hay que ver cómo se reflejará a nivel de los polos”, suponiendo que habrá 0,1º o 0,2º C más de lo esperado.

Francisco Javier Velasco, ecólogo social y docente del Centro de Estudios para el Desarrollo de la UCV, y otro de los autores del estudio, ha explicado que “los incendios de la Amazonia sólo contribuirán a acelerar el calentamiento”.

“Esta quema, este verdadero desastre que está ocurriendo en la Amazonia, va tener consecuencias en el propio calentamiento global, porque hay una enorme cantidad de gases de efecto verdadero, particularmente CO2 dióxido de carbono, que está siendo lanzado a la atmósfera”, concluye.

Consecuencias inmediatas y a largo plazo

Si pensamos que la selva amazónica es el bosque tropical más extenso del mundo, está claro que no podíamos esperar que arda parte del territorio de varios países sin que eso provoque todo tipo de efectos sobre el planeta, tanto de los perceptibles ya mismo, como otros que se notarán en el futuro.

A eso tenemos que sumarle que, por la reticencia de varios de sus dirigentes políticos actuales, aún no ha habido acciones conjuntas ni tampoco reuniones entre los integrantes de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica.

Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Guayana y Surinam son las naciones que deberían tomar cartas inmediatamente en el asunto, comenzando por la primera de ellas, aunque después de casi un mes de incendios y la presión internacional, el presidente Jair Bolsonaro parece dispuesto a aceptar ayuda de otros países.

Miles de personas están volcadas en extinguir los incendios en la Amazonia.

El propio Velasco ha aprovechado la ocasión para hacer un llamamiento aún más amplio, dado que “estamos viendo cómo en otras porciones de la Amazonia vienen avanzando procesos de destrucción de una manera muy acelerada, como el caso de la minería que en Venezuela está causando estragos, como en Colombia y el Perú”.

En este sentido, los investigadores consideran que no sólo Brasil está mostrando un “comportamiento mercantilista”, que no hace más que exponer algunas regiones claves para enfrentar el cambio climático, convirtiéndolas en terrenos arrasados para obtener nuevos negocios.

Estos procesos de acumulación que vienen desde hace tiempo, pero que se han incrementado en Brasil desde la asunción de Bolsonaro, con su ideología que niega la existencia del calentamiento global, está poniendo el planeta en una situación límite.

Más temperatura… y menos lluvia

Con una deforestación a causa de -únicamente- este incendio que, según estadísticas del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil, ha alcanzado ya los 2.254 kilómetros cuadrados de Amazonia, no sólo podemos llegar a sufrir un clima más caluroso, sino también menos lluvioso.

Estos especialistas sostuvieron que la Amazonia juega un rol fundamental en lo que hace a la dinámica del clima en todo el mundo, de manera tal que el avance del fuego influirá de forma directa tanto sobre los vientos como las lluvias.

Si los escenarios de simulación son correctos, es probable que, al menos durante el próximo par de años, la cantidad de agua de lluvia que riega esta parte del mundo sea menor a lo habitual, lo que por supuesto traerá muchos otros efectos negativos en esos ecosistemas.

Aunque probablemente ya es tarde para evitar que las temperaturas promedio del mundo suban y las lluvias se reduzcan debido a los incendios de la selva amazónica, aún estamos a tiempo de intentar paliar los resultados de esta verdadera catástrofe planetaria.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!