Nestlé pretende extraer 4 millones de litros de agua al día de manantiales naturales protegidos

La idea de la empresa Nestlé de extraer 4 millones de litros de agua al día de manantiales naturales, ha provocado las protestas de organizaciones ambientalistas por el fuerte impacto que puede tener en la zona.


Manantiales de Ginie Springs

El diario britanico The Guardian, informa que la compañía de Nestlé ha iniciado el plan de extracción de 4 millones de litros de agua diarios procedentes de los manantiales Ginie Springs, parque protegido en los EE.UU.

Esta reserva natural se encuentra ubicada en el lado sur del río Santa Fe, y constituye el ecosistema para 15 especies de tortugas y su conservación esta siendo amenazada por esta empresa suiza si logra que su proyecto consiga los permisos para su explotación.

Aunque en la actualidad solo la empresa de resort Seven Springs tiene estos permisos obteniendo de estos manantiales la cantidad de 1 millón de litros de agua al día, Nestlé, pretende cuadruplicar esta cantidad y obtener el agua a un precio aún desconocido como acreedor de Seven Springs.

Está acción a levantado en contra a todos los ambientalistas por el daño que se ocasionaría a todo el área y el perjuicio que supondría tal sustracción. El departamento que gestiona el agua del río Suwannee, al suroeste de EE.UU., no pretende dar la autorización, pero podría hacerlo en el caso que Seven Springs demostrara que esto no afectaría a todo el ecosistema de plantas y animales que allí habitan, inclusive las características del propia agua cristalina.

La plataforma Change.org ha recibido la petición por parte de los que se oponen a este proyecto, en contra de los Ginie Springs, anunciando su desacuerdo por la explotación de los recursos naturales de este río en fase de recuperación, incapaz de poder asumir tal cantidad de extracción de agua en estos momentos. «Un pequeño paraíso de agua cristalina para los amantes de la naturaleza en peligro».

La organización sin ánimo de lucro, Santa Fe River, dedicada a la defensa del río Santa Fe y la vía fluvial en el centro norte de Florida, a través de uno de sus activistas, The Guardian Merrillee Malwitz-Jipson, ha iniciado una cruzada en contra de Nestlé, para paralizar sus objetivos, con preguntas en las que alertan de que manera repercutirá esta extracción en la calidad del agua, así como cambiará el entorno ante la llegada de la primavera. «Es imposible que no afecte al hábitat la eliminación de tantos millones de litros de agua de su entorno, ¿repercutirá de alguna manera?, todo deja huella.»

A pesar de la preocupación de Santa Fe River, el portavoz de Nestlé Adam Gaber, niega que sus intenciones sean las de agravar el estado de este paraje natural “No tendría sentido invertir millones de dólares solamente para agotar los recursos naturales en los cuales se basa nuestro negocio”. Su empresa no se puede sustentar en el perjuicio de lo que para ellos es tan beneficioso, aprovechar un agua con tanta calidad.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!