Mexcaltitán: descubre una pequeña Venecia en México

El mejor momento del año para viajar a Mexcaltitán es en el periodo de lluvias, cuando la ciudad queda inundada y se convierte en una pequeña Venecia rodeada de bellos parajes naturales.


Isla Mexcaltitán

Sin ninguna duda, la ciudad de Venecia es una de las más atractivas para los turistas que quieren disfrutar de sus construcciones históricas en medio de esos bellísimos canales que producen panorámicas y paseos que son únicos en todo el planeta.

Ahora bien, no todo el mundo puede o quiere ir hasta Italia para encontrarse con este tipo de destinos, por lo que conviene revisar algunos similares que podamos disfrutar cerca de casa, o también lejos, pero diferentes a los más comunes.

Para dar con una de las tantas “pequeñas Venecias” que podemos recorrer en el globo terráqueo, nos vamos en esta ocasión a la extraordinaria riqueza natural de México, que tiene en isla de Mexcaltitán uno de esos lugares que ningún viajero amante de la naturaleza debería perderse.

Este espacio, que muchos expertos creen que no es otro que la mítica isla Aztlán, desde la cual las primeras poblaciones locales partieron para después establecerse en Tenochtitlán, es famoso por conocerse como una de las “cunas de la mexicanidad”.

Por eso tanto residentes locales como especialmente turistas extranjeros realizan en cualquier momento del año el recorrido en lancha que nos permite conocer de cerca los atractivos de este paraje, que podría traducirse como “lugar de garzas” o “casa de la luna”.

Contacto directo con lo natural

Para llegar a Mexcaltitán, tenemos que ir en un primer momento a Tepic, y desde allí buscar el embarcadero La Batanga, zona desde la cual se aborda la lancha que nos lleva a la isla en un trayecto de aproximadamente 15 minutos, con vistas increíbles.

Justamente, una vez que hayamos llegado a la isla de Mexcaltitán, lo primero que nos llamará la atención es que no ha sido declarada Parque Nacional ni Área Natural Protegida, aunque sí Zona de Monumentos Históricos por sus construcciones y callejones emblemáticos.

Decimos esto porque se trata de un espacio en el que abundan los ejemplares de fauna local, especialmente de garzas, gaviotas y águilas, que encuentran en la unión del agua de mar, laguna y río, un santuario perfecto para hallar su alimento.

Descubre la isla de Mexcaltitán.

Claro que esto también permite, a quienes se encuentren interesados por este tipo de actividades deportivas, pescar en algunos de los mejores enclaves locales, pasando mañanas y tardes completas esperando que algunos de los peces habituales del lugar caigan en sus trampas.

Rodeados de isleños conocidos en todo México por su buen humor, en la isla de Mexcaltitán reina la seguridad y la tranquilidad, al punto de que podemos descansar con las puertas abiertas en cualquiera de los alojamientos que aparecen en sus pocos cientos de metros cuadrados.

Y no menos generosa resulta la hibridación cultural que se ha producido a partir de la llegada de una enorme cantidad de familias chinas al lugar, quienes se dedican sobre todo al comercio de porcelana y telas, perfectas para llevarnos un bonito suvenir a casa.

La época de lluvias y la Venecia mexicana

Claro que, si hay un momento del año en el que se puede recomendar la visita a la isla de Mexcaltitán, ese es sin dudas el período de lluvias, cuando el desborde del río San Pedro que bordea la ciudad inunda sus calles, transformándola en esa Venecia americana tan maravillosa.

Al tratarse de una situación muy frecuente para quienes habitan la ciudad, la mayoría de ellos cuenta con canoas, y otros tantos las alquilan a los turistas, de manera tal que te puedes desplazar a bordo de ellas cuando quieras llegar a algún sitio en especial.

Recorrido por Mexcaltitán.

Además de eso, se aconseja llegar a finales del mes de junio, dado que el día 29 se festeja a San Pedro y San Pablo, a quienes se les reza para que la pesca del camarón sea buena, reportando todo tipo de beneficios económicos a los residentes locales.

Para conquistar a los visitantes y también para divertirse según las costumbres de la época, durante esta festividad se produce una competencia entre dos grupos de pescadores, cada uno de los cuales representa uno de los santos antes mencionados. La tradición indica que debe ganar el equipo de San Pedro la competencia, pues cuando lo hace el conjunto de San Pablo, la pesca suele ser mala.

Una riquísima cultura

La Isla de Mexcaltitán también tiene un pequeño museo conocido como “El Origen”, dentro del cual podemos hallar una sala de arqueología local, y otra donde se exhiben objetos de diferentes culturas mesoamericanas, que nos permiten conocer mucho más acerca de su pasado.

De igual modo, te recomendamos echar un vistazo a las bonitas piezas de artesanía que elaboran muchas mujeres y algunos hombres locales gracias al uso del mangle y barcinas, incluso aprovechando también restos de camarones.

Disfrutar de la gastronomía local después de un paseo a pie -pues en la isla no hay automóviles- es otro gran plan para un fin de semana o cualquier momento en el que visites la isla, y podemos recomendarte varios platillos que no deberías dejar de probar.

Entre ellos cualquiera de los realizados en base a pescados y maricos, como por ejemplo las albóndigas de camarón, el ceviche, los tamales de camarón o los ostiones; aunque sin duda la estrella de Mexcaltitán es el tlaxtihuilli, una receta que se prepara a partir del caldo de camarón servido con chiles y atole de maíz.

En resumen, un sitio ideal para aquellas personas que les gusta el clima tropical, el sol y el mar, como así también caminar o desplazarse con canoas por pequeños callejones que invitan a conocer uno de esos pocos sitios aún no afectados por la modernidad.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!