Los últimos cinco años han sido los más cálidos de la historia

Los científicos informan de que los últimos 5 años han sido los más cálidos desde que se tienen registros, por lo que es de vital importancia tomar medidas contundentes contra el cambio climático.


El calentamiento global

Si el pasado mes de julio fue el más caluroso del que se tenga registro en la historia del planeta, ya estamos en condiciones de afirmar también que los últimos cinco años tienen el nuevo récord de temperaturas más altas, según se ha expuesto con motivo de la Cumbre Mundial sobre el Clima que se realiza por estas horas en la sede de Naciones Unidas -ONU- en Nueva York.

El informe en cuestión, que ha sido elaborado con la participación de organizaciones medioambientales de todo el mundo, hace hincapié en la enorme brecha que existe entre los objetivos que se habían planteado para detener o reducir los efectos del calentamiento global, respecto de las metas que finalmente se han alcanzado.

Los especialistas detrás de la investigación, que han aprovechado este evento masivo para señalar nuevamente “la urgencia de llevar a cabo una transformación socioeconómica mundial”, se detiene más que nada en las tendencias acerca de las emisiones y concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, recreando todo tipo de escenarios futuros.

No por nada manifiestan estos expertos que se debe proponer una transformación socioeconómica de escala internacional, y es que actividades como la industria ganadera o la de generación de energía están poniendo en riesgo la calidad de vida de futuras generaciones.

El análisis, que lleva el título “Unidos en la Ciencia”, habla del aumento de la temperatura global que se espera para las próximas décadas, como así también de los efectos que podríamos considerar irreversibles y que, salvo cambio brusco, ocurrirán tarde o temprano.

Este grupo de científicos, comandados por el secretario general de la Organización Meteorológica Mundial -OMM-, Petteri Taalas, y por Leena Srivastava, de la Escuela de Estudios Avanzados -TERI-, han elevado sus voces a fin de que se anuncien y realicen “acciones concretas”, esperando que la fama que les precede sirva de algo.

Los números del desastre

Como anunciábamos al comienzo del artículo, en medio de estos datos y estadísticas que intentan contrastar su posición, los investigadores explicaron que el período que abarca los años 2015 y 2019 será el más cálido de la historia, con una temperatura de 1,1º C por encima de los registros que se tienen de las épocas preindustriales.

Fenómenos como las olas de calor generalizadas en buena parte de Europa, pero también la mayor intensidad de los ciclones tropicales e inundaciones que afectan a buena parte del Caribe, se deben sin ninguna duda al descuido que la humanidad ha tenido para con el planeta.

Otras informaciones que corroboran lo grave de la situación son las que muestran el acelerado derretimiento de las masas de hielo de los casquetes polares, como la constante disminución de la superficie de hielo marino, perdiendo el 12% de su total en las últimas cuatro décadas.

Esta desaparición de bloques de agua congelada deriva luego en un aumento del nivel del mar, que también se está haciendo más notable a medida que pasan los años, ganando 0,3 centímetros de forma anual entre 1997 y 2006, y aún más desde entonces. No sólo eso, sino que además el agua es mucho más ácida, y por ende más peligrosa que antes.

En lo que respecta al nivel de concentración de gases con efecto invernadero de larga duración, como por ejemplo el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso, han alcanzado niveles de partes por millón hasta ahora inéditos, que sólo pueden compararse con el estado de la Tierra hace 5 millones de años, momento en el que la temperatura ambiente era 3º C mayor.

Energías renovables, única salida

Si bien la mayoría de potencias saben perfectamente que las energías renovables son la respuesta a muchos de los interrogantes que plantea el cambio climático, son más bien pocas las que han dictado normativas o lanzado programas para incorporarlas definitivamente.

Los datos de estos especialistas indican que, durante todo el 2018, las emisiones de dióxido de carbono se incrementaron en un 2%, superando todos los récords previamente conocidos, e incluso este año podría volver a ocurrir algo similar.

Esto, incluso cuando no quedan dudas acerca del crecimiento que está teniendo la utilización de combustibles renovables desde hace ya una década, lo que demuestra que el crecimiento de la demanda es superior al de adopción de estos métodos sustentables, y entonces lo que debería modificarse es más el sistema que otra cosa.

Pensando en el día de mañana los expertos han adelantado que, de no tratar el calentamiento global ya mismo, para el 2100 las temperaturas promedio globales serán de entre 2,9º y 3,4º superiores a las actuales, mientras que para 2030 la diferencia ya será de 2º C.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!