Los Lagos de Plitvice, la máxima belleza natural de Croacia

Si buscas los lagos más bonitos del mundo, tienes que viajar a los Lagos de Plitvice, un lugar declarado Patrimonio Universal y que cuenta con un total de 16 lagos, todos ellos formando un entorno único en todo el planeta.


Si pensamos en turismo natural, pero nos interesa especialmente conocer algunos de los mejores paisajes montañosos del mundo, sabemos que existen destinos muy particulares que se recomiendan en esos casos. Y, sin embargo, si en realidad lo que pretendemos es disfrutar de algunos de los lagos más bonitos del planeta, no es tan fácil saber dónde ir.

Por eso en esta ocasión queremos detenernos en el famoso Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, uno de esos sitios que no deberíamos dejar de visitar si queremos conocer otras maravillas locales, más allá de las típicas playas de Dubrovnik.

Si bien la distancia entre ambos sitios es importante, de unas cinco horas en automóvil, puedes estar seguro de que este sitio, que forma parte del Patrimonio Universal de la UNESCO desde el año 1979, cuenta con algunas de las más increíbles formaciones boscosas de Europa, sobre todo en lo que respecta a hayedos, abetos y pinos.

Eso ha permitido que se genere una biodiversidad difícil de encontrar en otras partes del mundo, donde podremos hallar en su estado natural especies como linces, ciervos, y otras tantas de anfibios, la mayoría de las últimas en los alrededores de los lagos.

Incluso, habitan allí algunas especies endémicas que sólo están registradas en Croacia, como el magnífico pez sin ojos, que vive en las profundidades de las cuevas que se han formado naturalmente, y que suelen permanecer inundadas buena parte del año.

Un paraíso de lagos y cuevas

Como hemos comentado anteriormente, el agua se lleva el protagonismo absoluto durante nuestra visita a esta región del continente europeo, ya que tenemos hasta 16 lagos de diferentes dimensiones para conocer, todos los cuales son alimentados por el río Korana, y a su vez se comunican por saltos, canales, cascadas y cataratas, dando lugar a vistas únicas.

A partir del constante golpeo del agua contra las rocas se ha producido también el nacimiento en el lugar de la travertino, una variante de piedra que sólo es posible cuando el musgo solidificado con los minerales van quedando poco a poco encima suyo.

El recorrido por los lagos nos regala panorámicas impresionantes.

Por lo demás, los lagos de Plitvice se distribuyen perfectamente para el viajero, ya que podemos ir atestiguando la majestuosa presencia de cada uno detrás del otro, comenzando por el Prošćansko, y pasando luego por los Ciginovac, Okrugljak, Batinovac, Veliko, Malo, Vir, Galovac Milino, Gradinsko, Veliki Burget, Kozjak, Milanovac, Gavanovac, Kaluđerovac y Novakovića Brod.

Los últimos son los más interesantes y buscados, algunos de ellos por ser de los más profundos, otros por tener las cascadas más pronunciadas, y los últimos por contener varias de las cuevas más célebres, así que mejor que llegues hasta el final del recorrido.

En los Lagos de Plitvice podemos encontrar numerosas cuevas.

Y ya que hablamos de las cuevas, al hallarse el parque dentro de la denominada zona kárstica de Europa suroriental, es posible ir descubriendo con nuestro paseo simas, grietas, cavidades subterráneas o a la vista, que en ciertos casos permiten la entrada y en otros no.

Lo más curioso del caso es que el sistema completo de cuevas del lugar es tan difícil de acceder que se creen que aún falta explorar buena parte del mismo, aunque lo conocido es suficiente para que los visitantes puedan internarse en algunas de las cuevas, como las de Golubnjača y Šupljara, a orillas del lago Kaluđerovac, o las de Čudinka y Rodic.

¿Cómo llegar desde Dubrovnik?

Considerando que la mayoría de turistas que viajan a Croacia lo hacen con la intención de pasar unos días en Dubrovnik, debes saber que para llegar desde allí a Plitvice lo mejor es alquilar un vehículo y realizar el viaje por nuestra cuenta, aprovechando a conocer los parajes que crucemos.

Tienes que pensar que habrá que cruzar parte del territorio de Bosnia-Herzegovina así que revisa que esté todo en orden para poder realizar este trayecto, aunque se trata de un camino habitual para los viajeros que no suele suponer demasiados problemas.

Mientras tanto, si te encuentras en Split, la capital del país, ya estás a mitad de camino por lo que no tardarás demasiado en llegar a Plitvice. Desde allí, la única ciudad grande que queda es Rudanovac, por lo que cuando la dejes atrás ya casi habrás llegado a destino.

Finalmente, y a diferencia de lo que ocurre con muchos otros paseos de este tipo, naturales, su coste es bajo, de sólo 1 euro por cada hora que pasemos dentro, y con la ventaja de que en ese precio se incluye también un paseo en barco por el lago Kozjak.

Como podemos ver, las playas de Dubrovnik no son el único gran atractivo de Croacia para los amantes de la naturaleza, sino que contamos con espectaculares paisajes para disfrutar todo el año, y a no más de una tarde de conducción.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!