La esperada huelga por el clima llega a todo el mundo

El 27 de septiembre se celebro la huelga Mundial por el Clima. En todas partes del mundo los jóvenes salieron a las calles para hacerse oír.


Huelga mundial por el clima

Si este lunes fue la jornada principal de la Cumbre Climática de la ONU, con la presencia de granes líderes políticos, CEOs de algunas de las firmas más importantes del mundo y afamados activistas como la sueca Greta Thunberg, se esperaba también que el viernes fuera el turno de las grandes manifestaciones de las personas de a pie.

Pues bien, en buena parte del mundo se produjo la denominada “Huelga Mundial por el Clima”, en la que especialmente jóvenes de diferentes continentes dejaron de lado por un momento sus obligaciones educativas para mostrar el descontento que reina entre las próximas generaciones por el caso omiso que se hace a las advertencias acerca del calentamiento global.

De hecho, varias de las ciudades más importantes de países de Europa, América y Asia, vieron como adolescentes y también algunos adultos se concentraban frente a los Ayuntamientos o Municipalidades locales, con el lema “Ni un grado más, ni una especie menos”, aunque no han faltado otros como “El capitalismo mata el planeta”.

La Global Climate Strike parece haber tenido entonces un alcance mucho más importante de lo que se creía en un comienzo, y sin dudas será un punto de inflexión pensando en presionar a los gobiernos y empresas para que hagan algo al respecto del medio ambiente.

En algunas partes, la cantidad de manifestantes que se esperaban era tal, que incluso se han subdividido para realizar cada uno reclamos acerca de los que se encuentran más interiorizados o que les afectan específicamente, como estudiantiles, de consumo o laborales.

Detalles acerca de la huelga

Básicamente, estas personas están reclamando que se tomen medidas concretas para detener el calentamiento global y reducir así los efectos de un cambio climático ya irreversible, que podría provocar todo tipo de catástrofes naturales en las próximas décadas.

“La gente está sufriendo. La gente está muriendo. Ecosistemas enteros se están colapsando. Estamos en el principio de una extinción masiva, y lo único de lo que podéis hablar es de dinero y cuentos de hadas sobre un eterno crecimiento económico”, denunciaba a comienzos de la semana Greta Thunberg, y en esto se sostienen muchas de estas peticiones.

El objetivo es convencer, de una vez por todas, tanto a los políticos como a los empresarios, que al final son los que deciden lo que ocurre en el mundo, de que las evidencias científicas presentadas son suficientes para detenernos, pensar, y hacer las cosas de un modo diferente.

Por otro lado, si bien es cierto que las huelgas tienen un componente estudiantil muy fuerte, ya que es el movimiento que primero comenzó a alertar sobre esta amenaza, no han faltado en varias naciones también sindicatos y organizaciones de empleados que han convocado a huelgas generales para apoyar las peticiones desesperadas de sus conciudadanos.

La coordinación de la huelga corre inicialmente por cuenta de los grupos Juventud por el Clima -Fridays For Future-, Alianza por el Clima, Alianza por la Emergencia Climática y 2020 Rebelión por el Clima, entre las cuales reúnen a cientos de ecologistas en distintas partes del globo, quienes han dado a conocer el desarrollo de estas manifestaciones.

Sin embargo, como decíamos, tal vez sea la primera ocasión en la que a los ecologistas se suman personas que hasta ahora jamás habían marchado por la salud de la Tierra y que, coincidiendo con los últimos incendios en la Amazonía o la terrible ola de calor que azotó a buena parte de Europa, han tomado consciencia sobre el futuro que nos espera.

Y si bien el uso de las calles para enseñar su repudio contra el sistema actual se ha producido principalmente este viernes, los movimientos previstos dentro del Global Climate Strike fueron más de 3.500 en toda la semana alrededor del planeta, coincidiendo con la Cumbre de Acción Climática de la ONU y los discursos, hasta ahora cargados de promesas, de la mayoría de sus asistentes.

Gran difusión en las redes

Indudablemente, la globalización y la aparición de una enorme cantidad de redes sociales que permiten compartir todo tipo de publicaciones en apenas segundos llegando a miles de personas, han influido para que la masividad de este tipo de marchas crezca recientemente.

En el caso de la huelga del 27 de septiembre que seguramente será recordada por mucho tiempo, aparecieron ilustraciones en los perfiles de organizaciones reconocidas como Greenpeace o Extinction Rebellion, además de transformarse el asunto en uno de los tópicos más populares del día en buena parte de las plataformas sociales.

En ellas, hashtags como #ClimateStrike, #ClimateEmergency, #GlobalClimateStrike y algunos otros no sólo estuvieron entre los más utilizados del día, sino que incluso coparon varias cuentas reemplazando los nombres visibles de sus propietarios, para darle más entidad a la cuestión.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!