Greta Thunberg critica la política ambiental de los Estados Unidos

La activista de 16 años Greta Thunberg consciente de la necesidad de cuidar el planeta, saca los colores a los congresistas de Estados Unidos, exigiéndoles que hagan caso a los investigadores del cambio climático.


Ya en el pasado hemos estado hablando de Greta Thunberg, la joven activista sueca que cruzó el Atlántico a bordo de un velero de mínimas emisiones de CO2 pero que recibió duras críticas por los traslados en avión que su travesía requería para completarla.

Ahora la adolescente, que se ha tomado un año sabático para llevar su mensaje acerca de la necesidad de cuidar el planeta en todo el mundo, se encuentra en Nueva York, donde su voz tiene la autoridad que le han otorgado muchos de los jóvenes que la siguen.

Últimamente, Thunberg se pronunció acerca de la crisis climática en el Capitolio en Washington D.C., frente a algunos de los integrantes de la Cámara de Representantes, y sorprendió por su atrevimiento, al pedirles a los presentes que “escuchen a los científicos”.

A pesar de sus apenas 16 años, no le tembló la voz al asegurar que no estaba allí para “ofrecer discursos preparados a esta audiencia”, añadiendo que sus pareceres no distan demasiado de los que ya constan en el Informe especial del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático -IPCC-, que fuera lanzado en octubre del año anterior.

Greta Thunberg sí se tomó el tiempo de criticar a muchos de sus oyentes ante la “inacción política” que se vislumbra de cara a la toma de medidas necesarias para frenar el cambio climático, lo que le valió la aprobación de colegas con años de experiencia y militancia.

Jóvenes activistas manifestándose con Greta Thunberg

Se despegó de todas las teorías previas acerca de lo que serían sus declaraciones frente a algunos de los principales políticos de los Estados Unidos y por ende del mundo, citando el mencionado estudio que, cree, debería “servir de guía a los líderes internacionales sobre el calentamiento global”, puesto que allí se recogen los potenciales impactos y amenazas de este fenómeno.

“Entrego este informe como testimonio porque no quiero que me escuchen, sino que escuchen a los científicos, quiero que se unan tras las ciencias y entonces quiero que adopten una acción real”, quien además cosechó elogios por repetir su atuendo y looks tradicionales, los mismos que usaba cuando empezó a ganar notoriedad en su Suecia natal.

Incluso cuando participaron del evento otras personalidades de diferentes partes del planeta, Thunberg fue una de las más seguidas por los distintos medios de prensa, que evaluaron sus movimientos, gestos y decisiones logísticas.

Claro que no se movió sola, sino que estuvo siempre bien rodeada de otros activistas de cierto reconocimiento, entre los que se encontraban los también juveniles Jamie Margolin, Vic Barrett y Benji Backer, con los que hace tiempo está en contacto.

Duras respuestas

Asimismo, ni siquiera su corta edad fue impedimento para que varios de los legisladores republicanos respondieran con dureza a la sueca, defendiendo la gestión que el gobierno de Donald Trump tiene respecto del medio ambiente y los recursos naturales.

Por ejemplo, el congresista Garret Graves, que representa el estado de Luisiana, aseguró que si bien deben producirse normativas que controlen el cambio climático, “también es importante garantizar que nos movemos con base a hechos”, deslegitimando a Thunberg.

El funcionario agregó que “al contrario de la creencia popular, Estados Unidos ha liderado las reducciones de gases efecto invernadero”, sosteniendo que desde hace ya varios meses el país norteamericano viene trabajando en mitigar la crisis del clima.

Más allá de estos idas y vueltas que seguramente se repetirán en el futuro, un detalle no menor que debemos recordar es que ésta no es la primera ocasión en la que Thunberg se encuentra con legisladores estadounidenses, dado que asistió a una serie de reuniones previas junto a senadores demócratas, más abiertos a desarrollar acciones concretas en este sentido.

Por si eso fuera poco, la sueca se dio el enorme gusto de conocer al ex presidente Barack Obama, que de hecho publicó una fotografía de ambos en su cuenta de Twitter, describiéndola como “ya una de las mayores defensoras de nuestro planeta”, alguien que “reconociendo que su generación asumirá lo peor del cambio climático, no tiene miedo de impulsar una acción real”.

Tampoco podemos perder de vista que los Estados Unidos juegan un papel fundamental en lo que refiere a combatir el calentamiento global, dado que con la llegada de Trump a la Casa Blanca, la nación más poderosa de la Tierra, y una de las que más contamina, decidió abandonar el Acuerdo Climático de París, poniendo en dudas las evidencias científicas acerca del cambio climático.

Esto ha propiciado constantes manifestaciones de activistas norteamericanos y de otras partes del mundo, algo que de hecho sucedió frente a la residencia presidencial esta misma semana.

Por último, Thunberg inició esta aventura el 14 de agosto para participar en Nueva York, el próximo lunes 23 de septiembre en la Cumbre de Acción Climática organizada por Naciones Unidas, donde será una de las disertantes de mayor peso a pesar de su incipiente trayectoria.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!