El trepador de Bahama extinto por el paso del huracán Dorian

Los pocos ejemplares que quedaban de esta especie de ave endémica, han podido desaparecer por completo debido al huracán Dorian, a su paso por las islas Ábaco y Gran Bahama.


El trepador de Bahama extinto

De más está decir que el paso del huracán Dorian por las islas Ábaco y Gran Bahama ha resultado devastador para las poblaciones humanas allí asentadas, y servido también como un aviso de lo que le espera al Caribe en los próximos años si no se toman cartas en el asunto.

Sin embargo, en esta ocasión queríamos centrarnos en otra de las lamentables consecuencias de este fenómeno, relacionada con la posible extinción definitiva de una especie de ave endémica, cuya existencia venía pendiendo de un hilo en los últimos años.

El trepador de Bahama, posible víctima

Según los últimos reportes, estos territorios azotados por el huracán Dorian cuando se encontraba en su máxima intensidad a casi 300 km/h, podrían haber sido los últimos en presenciar la vida de ejemplares del llamado trepador azul de Bahama.

Los daños, que afectaron a unos 13.000 hogares y destruyeron buena parte de los ecosistemas naturales de estas islas, podrían haber provocado el final de esta especie, el trepador de Bahama, que ya se encontraba en “peligro crítico de extinción”.

Los biomas autóctonos de la isla fueron alcanzados casi en su totalidad, y teniendo en cuenta la ya mínima población de estas aves de las que se tenía conocimiento, los primeros estudios no hacen más que temer lo peor para nuestro protagonista de hoy.

Earther Diana Bell, profesora de biología de la Universidad de East Anglia en el Reino Unido, remarcó que “obviamente es un desastre humanitario para las personas que viven en estas islas del norte”, añadiendo que “es muy probable que también haya sido un desastre ecológico que afecte a áreas ya fragmentadas del bosque de pinos del Caribe que soporta la avifauna endémica”.

Los pinares, como se conoce a esta región, refiere a una zona de bosques de coníferas que cubren un área más bien pequeña de Bahamas, las islas Turcas y Caicos, y que es famosa en todo el mundo por contener especies endémicas como ésta.

Tristemente, el trepador de Bahama ya estaba en peligro por la constante deforestación que se produce sobre los bosques en cuestión, y a eso se suma ahora los árboles caídos, y los que aún en pie corren riesgo de morir por el agua salada de las mareas acumuladas a sus pies.

Debemos recodar que gran parte de la isla todavía está bajo agua, y varias imágenes de satélites que se han reproducido en todo el mundo dan cuenta de cómo muchos de los árboles y sus copas, que sirven de hábitat para las aves locales, han sido arrasados.

El temor de los expertos

Si bien está claro que son muchísimos los ejemplares de fauna del lugar que han padecido en carne propia el paso de Dorian, como decíamos antes, pocos de ellos preocupan tanto como esta pequeña ave, el trepador azul de Bahama.

Las investigaciones previas a este desastre natural indicaban que su población era de 1.800 ejemplares, para el 2004, mientras que en 2007 y tras el paso de otros huracanes menores se creía que no quedaban más de 20 animales de esta especie. Para el año pasado, se había reportado la supervivencia de apenas dos especímenes de trepador de Bahama.

Es por eso que, a falta de confirmaciones oficiales, los científicos consideran que Dorian ha actuado como “el clavo en el ataúd de la especie”, un ataúd que, no debemos perder de vista, fue creado lentamente con los constantes derribos de árboles para hacer negocios agrícolas en esos terrenos.

Más allá de su caso, existe preocupación también por otras especies endémicas o extranjeras que también dependen de los pinares, como por ejemplo la curruca de Bahama o la curruca de Kirtland, dado que algunos ejemplares de éstas llegan a las islas en esta época del calendario.

De cara al futuro, y según los últimos datos de la Evaluación Nacional del Clima, es posible que este tipo de eventos y catástrofes naturales no sólo se repitan cada vez con mayor frecuencia, sino que además aumenten la tasa de destrucción que dejan a su paso, lo que debe obligar a las autoridades del mundo a tomar medidas con carácter de urgencia.

Los expertos ya han advertido que los huracanes en el Atlántico y el Caribe, en caso contrario, irán camino de terminar con cualquier atisbo de especies pequeñas en las naciones allí ubicadas, como probablemente ocurrió con el trepador azul ahora.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!