El pez Totoaba ya no será una especie en peligro de extinción

Estudios realizados los dos últimos años demuestran que la comunidad de peces Totoaba se ha recuperado notablemente y que se podría legalizar su pesca, por lo que esta especie quedaría fuera de la lista roja.


El pez totoaba

Durante las últimas semanas nos estuvimos ocupando de las vaquitas marinas, que corren un grave riesgo de desaparecer como especies a partir de los ejemplares atrapados en las redes de pescadores interesados, realmente, en los peces Totoaba.

Lo curioso del caso es que esta especie de pez, denominada “cocaína del mar” por su alto valor en el mercado negro de China, acaba de ser retirada del listado oficial de aquellas que se encuentran en peligro de extinguirse, lo que abrirá caminos para su caza indiscriminada.

Pablo Arenas, director general del Instituto Nacional de Pesca de México -Inapesca-, ha señalado en este sentido que pronto podrá comercializarse de forma legal en el Alto Golfo de California este pez, lo que supone, para muchos, el certificado de defunción de las vaquitas marinas, esperando que no se replique la misma situación también con sus compañeros de hábitat.

El pez Totoaba, muy buscado por las supuestas propiedades medicinales que tiene su buche, ha visto reestablecidas sus poblaciones originales después de una serie de estudios de cerca de dos años de duración, que permitieron a los especialistas llegar a esta conclusión.

Arenas, doctor en Administración y Conservación de Pesquerías, ha asegurado que ahora poseen un informe “sólido científicamente e impecable”, en el que queda establecido que esta especie puede ser “aprovechada comercialmente de manera sustentable”.

Según este experto la noticia es incluso positiva para las vaquitas marinas, ya que dejarán de quedar atrapadas en las redes de los pescadores ilegales, mientras que quienes realizan la actividad dentro de la ley suelen ser mucho más cuidadosos con estas circunstancias.

Se debe recordar, además, que la captura del pez Totoaba está prohibida desde el 1 de agosto de 1975, y que desde entonces el precio de uno de estos animales vendidos por bandas organizadas de criminales ha aumentado exponencialmente en Asia.

Investigaciones “seguras”

Al parecer, el Inapesca publicará próximamente varios análisis científicos en los que quedará claro que esta especie ya no corre peligro lo que, según las directivas de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, significa que podría comenzar a ser vendida en los mercados legales inmediatamente.

El mismo Arenas aclaró que cuando los informes sean publicados, será la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales -Semanart-, la que esté en condiciones de señalar si la Totoaba puede quitarse o debe mantenerse en la lista de especies protegidas.

Si los especialistas consideran que la primera opción es la correcta, entonces los peces pasarán a formar parte de la Norma Oficial Mexicana 059, como confirmación definitiva de que se pueden prestar a la pesca deportiva para beneficio de las comunidades ribereñas de San Felipe, Baja California y el Golfo de Santa Clara, Sonora.

Esto generará un enorme movimiento de dinero para el Estado local, y aún no existen detalles acerca de qué forma va a aprovecharse la novedad para mejorar la calidad de vida de los vecinos, aunque “la posibilidad ahí está porque el estudio ya dijo con toda claridad: no está en peligro de extinción”, según concluye Arenas.

“Hemos hablado de muchas modalidades que se podrían hacer, rifas de permisos, de que el propio gobierno subaste, o guarde de alguna manera los buches, en fin, eso ya es pura especulación”, añade el encargado del Inapesca esperando, como todos, más noticias al respecto.

En cuanto a cifras exactas, podemos decir que un pescador furtivo recibe en la actualidad cerca de 4.000 dólares a pie de playa por un kilo de buche de pez Totoaba, cantidad que los residentes locales no podrían ganar con un año de salario en muchos casos.

Y luego, el mismo buche ya seco y puesto en un mercado de China puede ver aumentado su valor hasta un 1500%, como para que nos demos una idea del enorme negocio que se terminará para unos pocos grupos con esta nueva situación, que no debería tampoco descuidar las especies locales.

Polémicas latentes

También existe una serie de puntos que generan controversia entre Inapesca y los demás entes que regulan la pesca en el lugar con los pescadores y comunidades de cooperativas locales, que en muchos casos creen que, al abrir la pesca, la llegada de nuevos interesados les dejará casi sin posibilidades.

Arenas declaró, sobre este asunto, que “existe la posibilidad de entregarles una compensación económica”, aunque las reuniones y acuerdos entre partes deberán seguir para que todos queden conformes en vistas de la casi segura nueva habilitación de pesca de la Totoaba.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!