El lobo etíope, una de las especies de cánidos más amenazadas del planeta

El lobo etíope como su nombre indica, habita en las tierras de Etiopía y debido a la amenaza del ser humano junto con la rabia que le transmiten los perros, esta especie se encuentra ya en grave peligro de extinción.


Lobo etíope en peligro de extinción

El lobo etíope (Canis simensis), pertenece a la familia de los mamíferos carnívoros, es un tipo de cánido como el lobo o el coyote y en la mayoría de las ocasiones se le puede confundir con un zorro chacal. Como muchos otros animales amenazados por la destrucción de su hábitat natural, encabezan la lista de peligro de extinción, ya que su población total no llega a 550 ejemplares.

Las peculiaridades de este animal es que sus dimensiones corresponden a un tamaño mediano, con una longitud de entre 90 a 100 cm y una altura de una media de 25 a 34 cm. Se caracterizan en su fisonomía por tener unas extremidades largas, de orejas y morro alargado, que lo distingue de otras especies.

Su tono es de un pelaje entre marrón y anaranjado o incluso blanco en ciertas zonas como la boca, garganta, zonas de la cola, ojos, aunque su tono cambia a medida que crece. Su altura es de 11,5 kilos para las hembras y una media de entre 14 a 18,5 kilos para los machos.

Los datos recabados por las asociaciones que hacen un balance sobre los animales casi extintos, reflejan que este lobo solo cuenta con un poco mas de 500 ejemplares, localizados en diferentes zonas de Etiopía, en algunas ya desaparecidos como en Menz y Arsi y puede verse en alguna población pequeña sin que pueda decirse que subsista mucho tiempo mas.

El hábitat del lobo etíope

Las montañas y llanuras de África también recogen algún dato de su presencia en hábitats del prado de tipo afro-alpino, cuya vegetación destaca por poseer una gran variedad de colores, factor importante y clave para la supervivencia y reproducción de esta y otras especies.

Lobo etíope en grave peligro de extinción.

El lobo etíope, convive sin problemas con otras especies, pues su carácter es tranquilo, en la misma manada son respetuosos y comparten su terreno para cazar y reproducirse.

Pasan el tiempo destrozando las madrigueras de roedores, conejos y animales de tamaño pequeño como las rata-topo, de los cuales se alimentan así como de carroña, cazando siempre en solitario.

Su manera de reproducirse sigue una jerarquía establecida, suelen formar manadas de grupos pequeños máximo de 6 ejemplares, formados por dos o mas hembras con unos cinco machos. Una pareja adoptará la función dominante, que serán los que se reproducirán cada año mientras el resto ayudaran a la cría de la prole.

En cada camada suelen tener unos 6 cachorros, aumentando la manada, los machos nacidos siempre se quedaran en ella y las parejas que se formen siempre serán monógamas.

Existen a parte del lobo etíope, otros lobos, podemos nombrar al Lobo Gris, que es el lobo común, una de sus subespecies es el lobo Ártico, característico por su tono blanco, el lobo Canadiense o rojizo, cuyos estudios genéticos indican que llevan genes pertenecientes al coyote y por último el lobo Indio, cuyo aspecto confunde con un chacal pero es otra subespecie del lobo gris.

Todas estas especies amenazadas por el hombre y por el mismo perro doméstico que les transmite enfermedades como la rabia propiciando el descenso rápido como es el caso en lobos etíopes.

Ya se están investigando y desarrollando vacunas orales para evitar esto y que podamos disfrutar de esta belleza de especie en las siete zonas donde hoy por hoy están localizados.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!