Distrito de los Lagos, cuna natural del turismo moderno

En Inglaterra podemos encontrar todo un paraje natural que sigue casi intacto con el paso de los años. El Distrito de los Lagos cuenta con hermosas vistas, lugares de interés cultural y buenos hoteles y restaurantes para el confort de los visitantes.


Distrito de Los Lagos en Inglaterra

Si bien se puede decir que hay muchos bellísimos paraísos naturales en todo el planeta, de casi ninguno puede afirmarse al mismo tiempo que se trata del sitio donde surgió buena parte de lo que hoy conocemos como “turismo”, algo que sólo ocurre con el Distrito de los Lagos inglés.

Lo cierto es que, desde mediados del siglo XVIII, este lugar cuenta con visitantes que quieren conocerlo más en detalle, y aunque al comienzo de aquellos tiempos se trataba sobre todo de intrépidos viajeros y audaces lectores, hoy cualquiera está en condiciones de disfrutarlo.

Este lugar ya mítico, en el que la naturaleza se conserva casi en su estado original a pesar de algunas pocas instalaciones que permiten el desarrollo sostenible del turismo, es para muchos uno de los destinos imperdibles en lo que respecta a los paisajes pastoriles clásicos del Reino Unido.

A apenas una hora y media en tren desde Manchester, el Distrito de los Lagos nos impresionará desde un primer momento, y por eso son muchos los expertos que recomiendan dedicarle cerca de una semana a los recorridos internos que nos tienen preparados sus más de 2.300 kilómetros cuadrados. Igualmente, si tienes apenas un par de días, tampoco dejes de ir.

Los 80 lagos y otras visitas imperdibles

Si bien como verás a continuación son muchos los atractivos del no por nada denominado Distrito de los Lagos, los 80 lagos son el primero de los pasos que debes llevar adelante, tanto a pie como aprovechando los servicios de autobuses lacustres del lago Derwent.

También agencias como Mountain Goat nos brindan sus propios tours gracias a los cuales podemos conocer los diez lagos más espectaculares del lugar, aunque si sólo tienes tiempo para uno, te recomendamos que dediques ese rato al de Windermere.

Lago Windermere.

Otro sitio que debes visitar en el Distrito de los Lagos es sin dudas el de los Montes Wainwright, de los más altos del país, y que llevan ese nombre al haber sido descubiertos por Alfred Wainwright, quien en sus libros dejó constancia de increíbles detalles de este lugar.

La ruta Wordsworth, mientras tanto, es perfecta para los amantes de la cultura y la lengua inglesa, ya que nos permite conocer muchos de los sitios que habitó uno de los considerados mayores poetas locales, William Wordsworth, amante de la región. El recorrido nos lleva desde Cockermouth, donde nació en 1770, hasta su residencia en Grasmere, pudiendo visitar las antiguas casas locales.

El mundo de Beatrix Potter tampoco puede quedar fuera de tu itinerario, dado que una de las mayores escritoras e ilustradoras británicas para niños no sólo fue atraída por esta parte del país, sino que también colaboró activamente en su preservación. Se puede visitar su casa Hill Topen Sawrey y su museo galería en Hawkshead, además de un parque temático en su honor.

Las ovejas Herdwick, una de las tantas especies cuidadas especialmente por la misma Potter, se consideran símbolo de la región no sólo por ser autóctonas, sino porque están tan arraigadas a este hábitat que no se las encuentra en ninguna otra parte. Incluso, se aprovecha tanto su lana como su carne, con una marca con denominación de origen y todo.

Las ovejas Herdwick sólo habitan en esta región.

Tampoco deberías perderte los 100 círculos de piedra, clasificados como una de las mayores concentraciones de monumentos megalíticos de Inglaterra, y entre los cuales sobresale más que nada un par de ellos, los de Castlerigg y Cockpitt.

Si quieres conocer un poco más acerca de las antiguas costumbres de los pobladores del lugar tienes también la Via ferrata, el camino que utilizaban los trabajadores de la cantera de pizarra de Honister, transformado ahora en un sendero de montaña imperdible. Desde allí vas a poder disfrutar de algunas de las mejores vistas de toda Inglaterra, aunque el coste del paseo es bastante elevado.

Y nunca faltan los trenes de vapor, todo un icono de la cultura británica, con sus dos ejemplares que nos permiten atravesar parte del Distrito de los Lagos, conociendo algunos bellísimos rincones que de otro modo jamás tendríamos frente a los ojos. El de Ravenglass es el más recomendable porque además permite llegar hasta las costas del Lake District.

Alojamiento y gastronomía a la altura

Por último, sabemos muchas veces que ciertos destinos turísticos más asociados a la naturaleza tal vez no destacan demasiado en cuanto a alojamiento y gastronomía, pero estamos en condiciones de decir que con el Distrito de los Lagos ocurre todo lo contrario.

En primera instancia podemos hallar una buena cantidad de hoteles con el encanto propio de los siglos pasados, como por ejemplo el inigualable Storrs Hall, a orillas del lago Windermere, o también la Villa Applegarth, en pleno centro de Windermere.

En materia de alimentación, la alta cocina del Lake District es reconocida en todo el país, gracias a sus muchos restaurantes en los que se puede probar la carne con denominación de origen Herdwick, como el Simon Rogan en L’Enclume, o el Rogan & Company.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!