Crean una boya capaz de filtrar microplásticos del mar

Un grupo de estudiantes denominados Yu Design, de la Universidad Técnica de Valencia, han ideado una boya de fondeo capaz de filtrar el agua del mar para eliminar los microplásticos que la contaminan.


Yuna boya de fondeo

Siempre que hablamos de los crecientes índices de contaminación que sufre la Tierra, una de las principales cuestiones que debemos tener en cuenta es lo que ocurre con las aguas, los océanos y mares de todo el planeta muchas veces convertidos en monumentales cestos de basura.

Como consecuencia de estas lamentables prácticas que tenemos los seres humanos, por no decir las grandes empresas, es que casi todos los grandes cúmulos de agua del mundo presentan ciertos porcentajes de microplásticos dentro de su composición.

Esto significa que, si pretendemos tener un mundo más sano en las próximas décadas, no sólo tendremos que dejar de verter nuestros residuos en océanos y mares, sino también limpiarlos, ya que estos plásticos tardan siglos en disolverse por su cuenta.

A partir de eso, ingenieros e inventores de todas partes del mundo trabajan para brindar soluciones eficientes, aunque probablemente ninguno llegó tan lejos como el grupo Yu Design, un equipo formado por 20 estudiantes del Grado en Ingeniería del Diseño y Desarrollo de Productos de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería del Diseño de la Universitat Politècnica de Valencia, España.

Estos especialistas acaban de adquirir notoriedad internacional gracias a YUNA, una boya de fondeo que filtra el agua del mar eliminando los microplásticos que se acumulan allí, y que les ha valido un reconocimiento en forma de premio The James Dyson Award.

Esta distinción en primera instancia, otorgada por este concurso de diseño a escala internacional que “anima, impulsa e inspira a las nuevas generaciones de ingeniería”, les ha permitido quedarse con una distinción de más de 2.000 euros, lo que servirá para la financiación del proyecto a corto plazo.

Alice Ville, estudiante de la UPV y una de las encargadas de la iniciativa, ha explicado a los medios de prensa que “YUNA requiere de poca energía para cumplir su función”, una de sus grandes ventajas, dado que “los microplásticos que viajan por las corrientes llegan al interior de la boya que gira con las corrientes, como una veleta”.

Un producto que podría cambiar la historia

La principal diferencia entre este invento y otros que se conocían antes con el objeto de limpiar los mares radica justamente en su diseño, y es que el actual cuenta con una estructura aerodinámica copiada de la fisonomía de los peces luna, cuyos cuerpos están naturalmente adaptados a los flujos de la marea, así que será arrastrado sin ningún tipo de ayuda externa.

Una vez que estos desechos se quitan, pueden ser reutilizados con todo tipo de fines, ahorrando el uso de nuevos plásticos.

En lo que respecta al sistema de filtrado, está compuesto por una serie de tamices que van de mayor a menor gramaje, funcionando como un colador que retiene los microplásticos que cruza de acuerdo a su tamaño, acumulándolos hasta que son vaciados.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!