Alejandría también se está hundiendo por el calentamiento global

El calentamiento global está provocando que suba el nivel del agua de mares y océanos, con la terrible consecuencia de que muchas ciudades podrían desaparecer, entre las que se encuentra la mítica Alejandría.


Son muchas las ciudades y territorios del mundo que, como consecuencia del cambio climático, están perdiendo altura frente a las aguas internacionales que las rodean, lo que lleva a pensar en algunas estrategias para protegerlas, o eventualmente mudarlas, como en el caso de Yakarta.

Conforme avanzan los estudios sobre las diferentes metrópolis, muchas de ellas entre las más importantes del planeta, vamos conociendo nuevos ejemplos de esta terrible situación, que ahora suma como una de sus protagonistas a la mítica Alejandría.

Esta localidad, ubicada en Egipto y clave para el desarrollo de algunas de las principales civilizaciones antiguas, es otra de las que se están hundiendo producto del calentamiento global, hecho que se suponía hace tiempo pero que ahora acaba de ser confirmado por un artículo publicado a través de la agencia de noticias Ansa.

Fundada hace más de dos mil años por Alejandro Magno, Alejandría podría verse más amenazada que nunca si los niveles del mar que baña sus costas siguen subiendo del mismo modo que en el último par de décadas, algo que, todo indica, sucederá.

Puente Stanley.

Debido a que el aumento de las temperaturas en todo el planeta provoca el derretimiento de los casquetes polares árticos, esto se traduce luego en una elevación lenta pero constante de los niveles de agua en todo el mundo, por lo que la mayoría de las ciudades costeras ya deberían comenzar a tomar precauciones, como ha hecho Nueva York, por ejemplo.

En esta ocasión en particular, la noticia surge después de un comunicado oficial del ministerio egipcio de Recursos Hídricos y de Irrigación, cuyos últimos estudios detallan que el nivel del mar en la zona ha subido en promedio 0,18 centímetros al año hasta 1993.

Si sumamos las últimas temporadas, nos encontramos con que la subida del mar ha crecido de forma exponencial, llegando a los 0,32 centímetros por año desde el 2012 a la actualidad, y casi duplicando los registros de hace medio siglo.

Emplazamiento poco favorable

Esta nueva coyuntura es suficiente para “amenazar los cimientos de la ciudad”, según han explicado los especialistas detrás de las investigaciones, quienes además comentan que se trata de un desarrollo urbano no preparado para este tipo de riesgos.

Ocurre que el terreno sobre el que está construida la ciudad de Alejandría, junto al Delta del Nilo, dificulta el uso de materiales que suelen aprovecharse en estos casos para detener el avance de las aguas, como por ejemplo el cieno, dificultando cualquier tarea de prevención.

Las zonas costeras de Alejandría podrían desaparecer.

Según precisan quienes forman parte de Ansa, las consecuencias para esta ciudad egipcia podrían ser catastróficas, y por eso sus autoridades deberían ir pensando en algunas respuestas a gran escala, como preparar planes de evacuación de alto alcance, o la propia mudanza de la población.

El equipo intergubernamental de la ONU sobre Cambio Climático no arroja tampoco demasiadas esperanzadas dado que, según sus estimaciones, “los niveles globales del mar podrían aumentar de 0,28 a 0,98 metros” hasta finales de este siglo, lo que traería consigo “graves implicaciones para las ciudades costeras, los deltas y otros estados”.

Una cultura en riesgo

Actualmente, Alejandría está habitada por cerca de cinco millones de residentes además de las miles de personas que la visitan cada año, considerándose la segunda ciudad más grande de Egipto sólo por detrás de El Cairo, y cuna de buena parte de la historia de la cultura local.

En caso de que las aguas sigan avanzando en los términos de estos últimos años, algunas de las zonas de la ciudad que se encuentran más comprometidas son el puerto principal, junto con los sitios arqueológicos más antiguos, que se fueron formando sobre los márgenes de las aguas, como por ejemplo la ciudadela de Qaitbay.

Por el momento, el único plan que han difundido las autoridades locales tiene que ver con la creación de una serie de barreras de cemento que intentan frenar el avance de las olas, como primera etapa de un proyecto de protección a lo largo de toda la costa.

El responsable del ente para la protección costera, Ashour Abdel Karim, manifestó en su momento que “sin estas barreras, las casas y los edificios frente a la costa estarían ya dañados”, justificando entonces los alrededor de 125 millones de dólares invertidos en tales estructuras.

Sin embargo, incluso las simulaciones más entusiastas traen poca tranquilidad a los vecinos de estos barrios de Alejandría, ya que para el 2050 podrían haberse inundado 734 kilómetros cuadrados del Delta del Nilo, cifra que llegaría hasta los 2.660 kilómetros cuadrados a fines de este siglo.


¿TE GUSTA? ¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!